Pocas cosas están tan conectadas a la época que vivimos como moverse en bicicleta. Una actividad que reconcilia al mismo tiempo nuestras ansias de espacios exteriores, la defensa de una forma de vivir más sostenible y el creciente deseo de estar más sanos. Y aunque muchos la han integrado ya en su día a día, otros concentran sus ganas de pedalear los fines de semana y durante sus escapadas vacacionales. Sea como sea, gracias a la gran variedad de sus paisajes y unas condiciones climatológicas únicas, La Costa del Sol es un paraíso para los amantes de las dos ruedas durante todo el año (la mejor época es entre septiembre y mayo). A continuación les presentamos nuestras rutas estrella para echar a rodar en 2020 y 2021.

Ciclismo en Estepona

Estepona es la joya más desconocida de la Costa del Sol, uno de los emplazamientos más atractivos del sur de España gracias a su espectacular línea de playa, su naturaleza privilegiada y un entorno que ha sabido preservar su sabor a pueblo, sus costumbres, sus tradiciones y su gran discreción. Aquí los amantes de la bicicleta podrán alternar bellos parques, senderos, montañas o carreteras, ya que existen recorridos para todos los gustos.

Rutas de montaña

Si lo suyo es circular en medio de la naturaleza, las mejores rutas de mountain bike están en el Paraje Natural Sierra Bermeja: 1.236 hectáreas con formaciones rocosas espectaculares y bosques que varían según la altitud: robles en la parte más baja, pinos en la media y pinsapos en la cumbre. Y siempre bajo el rumor de los ríos y arroyos de las inmediaciones.

Entre los grandes desafíos de la zona está el Pico de Los Reales, a 1.450 metros de altitud y con vistas panorámicas sobre la costa y –en días muy claros– el Peñón de Gibraltar, y que reserva al ciclista la dificultad de una pendiente del 7.03% de media a lo largo de 19km con la recompensa final de su refugio de montaña.

O el Parque de Los Pedregales, en las primeras estribaciones de la sierra, a 150 metros sobre el nivel del mar y que incluye el destino encantador de una pequeña capilla.

Pero la estrella indiscutible son las Peñas Blancas, una de las mejores subidas de la Costa del Sol y toda una pista de carreras que protagonizó un final de etapa en la Vuelta Ciclista a España de 2013. Con un total de 19,4km y 1.290 metros de desnivel, si el ascenso se les hace demasiado duro, pueden detenerse en sus bellos miradores, con panorámicas interminables sobre el litoral.

Otra opción es lanzarse al ciclismo de carretera y visitar el bonito pueblo de Casares, a dos horas de distancia y con una dificultad moderada, realizar una ruta hasta Puerto Banús a través de ruinas que son hoy un paraíso de la arqueología, o decantarse por la ruta circular que lleva al hermoso pueblo de Benahavís, a cuatro horas de distancia pedaleando.

Ciclismo en Benahavís

Benahavís sorprenderá tanto a ciclistas de carretera como a ‘escaladores’ expertos, ya que la aldea conduce por igual a sus hermosas colinas y a fascinantes poblaciones vecinas.

Los amantes de la bicicleta de montaña pueden dirigirse al embalse, donde nacen innumerables rutas para todos los niveles. Basta con girar a la salida del pueblo hacia el Gran Hotel, bordear su campo de deportes y tomar el sendero que escala hasta la gran concentración de agua. Desde allí sus cuestas empinadas les permitirán alzarse sobre las montañas de Benahavís.

Quienes prefieran circular por carretera pueden recorrer los 35km hasta Istán, un hermoso pueblo de paredes blancas lavadas cuyo camino discurre junto a Puerto Banús, la playa de San Pedro y algunos bellos tramos de montaña.

Y los ciclistas más serios pueden dedicar un día entero hasta Ronda en un trayecto que toma entre las 8 y las 10 horas ida y vuelta a través de montañas y con el punto álgido del Puerto El Madroño (1.065m).

Ciclismo en Marbella

La ciudad de Marbella pide ser recorrida en bicicleta, empezando por su fabuloso –y largo– tramo de paseo marítimo, y discurriendo por sus hermosos parques o el casco antiguo, con sus edificios encalados y encantos como la plaza de Salvador Dalí, la Iglesia de Santa María de la Encarnación o el pueblo de pescadores.

La Milla de Oro es otro destino muy agradable para descubrir sobre ruedas, atravesando la antigua villa romana, con hermosas vistas sobre la bahía, y con parada en la Mezquita de Marbella, la primera en haber sido construida en España.

Entre los senderos de montaña más populares destaca el ascenso al Refugio El Juanar, que cruza la cordillera de Ojén, un gran bosque mediterráneo de robles, alcornoques, encinas e higueras. Su ruta de 34km toma dos horas en completarse, y en ella pueden avistarse cabras montesas y águilas reales.

Otra fantástica escapada conduce a La Mairena, una de las zonas más exclusivas de Marbella y en donde muchas celebridades tienen residencia. Con una longitud de 47 kilómetros y una dificultad es de tipo medio, la bella vegetación de Ojén dulcificará el esfuerzo mientras su cuerpo quema muchas calorías.

Por último les recomendamos el trayecto hasta la Cueva Santa, cuya ida y vuelta ronda los 50 kilómetros y que concluye en un rincón pedregoso lleno de estampas religiosas. Esta pista incluye incontables subidas y bajadas, y entre sus atractivos destacan el Camino de los Pescadores, la Fuente Santa, el Puente del Tejar, el Puerto de Ojén y el Camino de Istán a lo largo del camino.

Liora: puro ciclismo en la Costa del Sol

Diseñado pensando en el bienestar máximo del habitante, el edificio de arquitectura biofílica, Liora, la primera proeza en España del genio del diseño Pininfarina, es sin duda el mejor punto de partida para explorar la Costa del Sol en bicicleta.

Construido de la mano de la promotora española Excem Real Estate en primera línea de playa en Estepona, está compuesto por 37 exclusivas unidades residenciales, y su equipo de conserjes organizará para usted las mejores rutas por la zona, pudiendo conseguirles, además, las bicicletas más adaptadas y eficientes para cada terreno.